Ribó y Sandra Gómez van a dejar en el Ayuntamiento un agujero de más de 200 millones por el impago de expropiaciones

Ribó y Sandra Gómez van a dejar en el Ayuntamiento un agujero de más de 200 millones por el impago de expropiaciones

“El alcalde frena el pago de expropiaciones hasta acumular una deuda que podría superar los 200 millones de euros, pero al mismo tiempo agiliza al máximo el pago a un Banco la compra de la sede del Centro Excursionista de la que es socio”

 

“El Partido Popular sufrió los peores años de la crisis económica sin dejar de pagar a los valencianos que pedían que se expropiaran sus suelos que el planeamiento, el PGOU de 1988, calificaba como públicos y que todavía no se habían desarrollado”

 

El concejal del Grupo Popular, Alfonso Novo, ha desvelado hoy que el “tripartito del alcalde Ribó va a dejar en el Ayuntamiento un agujero económico acumulado de más de 200 millones de deuda por el impago de las expropiaciones.”

 “Esto es otro claro ejemplo de la mala gestión de Ribó y su gobierno que no quieren pagar a los particulares las expropiaciones a las que tienen derecho por ley”, ha manifestado.

Sin embargo, ha recordado Novo, “el alcalde sí que expropia con la máxima celeridad y paga lo que le interesa, como el Centro excursionista, una entidad de la que forma parte como socio y con la que ha colaborado para su salvación autorizando el pago 1,5 millones de euros de todos los valencianos a un Banco”.

Sólo de los años 2015 y 2016, ha informado, “el tripartito tiene paralizado el pago de 75 millones de euros en concepto de expropiaciones solicitadas por ministerio de la ley, a instancia de particulares”.

Además, ha resaltado Novo, “esta cifra de pagos que se nos va a acumular a los valencianos por la irresponsabilidad del gobierno municipal al desentender sus obligaciones, podría incrementarse en otros 150 millones de euros”.

A la desorbitada cifra millonaria pendiente de pago, se van a acumular la correspondiente a todos los expedientes que durante los años de moratoria el gobierno municipal de Joan Ribó no está tramitando. “Esto va a suponer un agujero de proporciones inasumibles para la siguiente corporación municipal” ha advertido Novo.

El problema de estas expropiaciones iniciadas a instancia de los particulares tiene su origen en el Plan General de Valencia de 1988 aprobado por el PSPV, que ha recordado el edil popular, “no estableció mecanismos de gestión para la obtención del suelo dotacional, teniendo que acudir para su obtención a la expropiación del suelo para poder hacer las dotaciones públicas”.

“Con todo, podríamos entender que el pago de esas expropiaciones se aplazaran si, con ello, el Ayuntamiento hubiera gastado el presupuesto de inversiones de estos años, pero es que ni siquiera el tripartito de Ribó ha sido capaz de gastar el dinero que tenía presupuestado para invertir en los barrios de la ciudad”, ha indicado.

“El Partido Popular sufrió los peores años de la crisis económica sin dejar de pagar a los valencianos que pedían que se expropiaran sus suelos que el planeamiento calificaba como públicos y que todavía no se habían desarrollado. Los gobiernos municipales de Rita Barberá supieron gestionar durante la peor crisis de la democracia respetando los derechos de los valencianos. Hoy, los partidos de izquierda, ni gestionan el dinero que tienen para mejorar Valencia, ni pagan lo que deben a quienes tienen derecho. Sólo gestionan bien las subvenciones dirigidas a sus amigos y afines” ha concluido Novo.