Catalá lamenta que el Gobierno municipal continúe con la voluntad de imponer una tasa turística

Catalá lamenta que el Gobierno municipal continúe con la voluntad de imponer una tasa turística

Destaca que “esta iniciativa no es nada conveniente, sobre todo en un
año en el cual la hostelería ha sufrido una merma de ingresos por lo que
se considera la peor crisis del litoral valenciano de los últimos años”.

Insiste en conocer si el Ayuntamiento va a compensar a los hoteleros
por las pérdidas sufridas durante el cierre de las playas, que en el caso
de las playas de Malvarrosa y Cabanyal han conllevado cancelaciones
superiores al 10%, cuyos restaurantes han perdido un 25% de clientela.

“Parece que a Joan Ribó y a Mónica Oltra no les parece lo
suficientemente grave la situación de la hostelería valenciana que
además quieren imponerles una tasa turística”, señala la portavoz.

 

La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, ha lamentado que el gobierno municipal continúe con su voluntad de imponer una tasa turística en lo que considera un “annus horribilis” para el sector hostelero debido a los efectos devastadores del cierre de playas y del temporal de Semana Santa. “Esta iniciativa no es nada conveniente, sobre todo en un año en el cual la hostelería ha sufrido una merma de ingresos por lo que se considera la peor crisis del litoral valenciano de los últimos años”, ha señalado la portavoz, recordando que los efectos negativos de los cierres de las playas se han dejado notar especialmente en el sector hostelero y turístico en plena temporada estival con cancelaciones superiores al 10% en Malvarrosa, Cabanyal y las Arenas y con restaurantes cuyas pérdidas de clientela se sitúa en el 25%.

“Parece que a Joan Ribó y a Mónica Oltra no les parece lo suficientemente grave la situación de la hostelería valenciana que además quieren imponerles una tasa turística”, ha destacado Catalá. Además, considera que es una medida que debe tomarse de forma consensuada con el sector, ya que “son ellos los que han sufrido las consecuencias de la gestión nefasta del vertido de las aguas fecales a las playas, sin recibir ningún tipo de explicación clara, y con un nuevo impuesto que grave su actividad como respuesta”. En este sentido, Catalá insiste en conocer si el alcalde va a tomar alguna medida para compensar a los hosteleros por el cierre de las playas, recordando que la Justicia obligó hace apenas 9 meses a un Ayuntamiento (Villaviciosa) a indemnizar a los mariscadores porque la deficiente red de saneamiento estaba detrás de la contaminación de la ría.

“De nuevo, vemos como la voluntad de Joan Ribó es que los valencianos paguemos las consecuencias de su gestión al frente del gobierno municipal con la subida de impuestos y la aplicación de nuevas tasas”, ha concluido Catalá.