Catalá denuncia que en Valencia hay más de 1.000 vendedores ilegales debido a “la permisividad y dejadez” del Ayuntamiento

Catalá denuncia que en Valencia hay más de 1.000 vendedores ilegales debido a “la permisividad y dejadez” del Ayuntamiento

Achaca a la falta de un criterio claro de la Alcaldía y de la concejalía de
Protección y a la merma que han sufrido los recursos de la Policía Local
en los últimos cuatro años que la venta ambulante ilegal esté
descontrolada en muchos barrios de la ciudad.

Recuerda que las actas de denuncias por venta ambulante ilegal de la
Policía Local bajaron casi un 40% en 2018 con respecto a 2017, pasando
de 398 a 248.

La gran mayoría de los productos que se venden en estos puestos
ambulantes ilegales son falsificaciones, y según ha lamentado Catalá,
“provocan una competencia ilícita y perdidas a los comerciantes que
hacen un gran esfuerzo para pagar sus impuestos”.

 

La portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, ha manifestado hoy que “es urgente que el Ayuntamiento intensifique las acciones contra la venta ambulante ilegal porque en estos momentos está absolutamente descontrolada con más de 1.000 vendedores ilegales vendiendo en zonas comerciales y en los mercados extraordinarios.”

Catalá ha manifestado que “la extensión de la venta ilegal en las calles de Valencia se ha producido como consecuencia de la dejadez de Ribó y su falta de preocupación por el comercio legal ciudad, que paga sus impuestos y que se ve perjudicado seriamente por la competencia que le hace los puestos ilegales callejeros o los llamados manteros”.

Según ha señalado, “el problema de la venta ilegal se ha agudizado en la ciudad desde que se restructuró la plantilla de Policía Local al eliminar la unidad GOE que se dedicaba al control de los mercados extraordinarios y las zonas comerciales”.

Los más de 1.000 puestos ilegales se han detectado por parte del Grupo Popular tras visitar los mercados extraordinarios de la ciudad y hablar con muchos vendedores.

Mercados Extraordinarios
 Mercado de la Avda del Cid: 75 vendedores.
 Mercado de Benicalap: 125 vendedores
 Mercado de Benimaclet: 55 vendedores.
 Mercado del Cabanyal: 100 vendedores.
 Mercado de Jerusalén: 70 vendedores.
 Mercado de Jesús-Patraix: 80 vendedores.
 Mercado de Monteolivete: 25 vendedores.
 Mercado de la Plaza Redonda los domingos: 30 vendedores (plaza Lope de Vega y Plaza de la Reina)
 Rastro: 40 vendedores.(venta de comida)
 En los mercado de Algirós, Benimámet, Castellar, Grao, Malvarrosa y Mossen Sorell, la presencia de este tipo de vendedores es más reducida, pudiéndose alcanzar una cifra entre todos entorno a los 200 entre todos.

Las zonas de D. Juan de Austria y Ruzafa, son un entorno habitual de este tipo de venta ilegal llegando a los 40 vendedores. Durante el verano en las playas de la Malvarrosa y Cabanyal en torno a los 100 vendedores.

Efecto llamada
La solución, a juicio de Catalá, pasa por un mayor control para que deje de producirse un efecto llamada que a medio plazo tendrá graves consecuencias y será muy difícil de atajar.