Moción en defensa dels Bous al Carrer

Dentro de los llamados “festejos populares” que vienen desarrollándose a lo largo de los años en todos y cada uno de los puntos geográficos del Estado español, de nuestra Comunidad Valenciana y de los municipios de la provincia de Valencia, ha quedado sobradamente evidenciado que uno de los más populares y arraigados entre ellos son los llamados “Bous al Carrer” en sus múltiples y diversas modalidades. Números como son los más de 6.000 festejos de “Bous al Carrer” y que estos se hayan celebrado en más del 50% de los municipios de nuestra Comunidad, hacen incontestable la afirmación inicial respecto a su arraigo y tradicionalidad.
Ello ha provocado que su gran repercusión social, cultural, artística, turística y asociativa se acabase proyectando sobre una regulación normativa a nivel estatal que diese cobertura y regulación al máximo nivel que nuestro ordenamiento jurídico permite, dando lugar a la Ley 18/2013, para la regulación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural (BOE de 13 de noviembre de 2013) y en la que de forma concluyente y taxativa recoge en sus disposiciones la consideración de que los festejos taurinos populares de carácter son, entre otras consideraciones, “un signo de identidad colectiva que justifica que su preservación corresponda y competa a todos los poderes públicos. (…) El carácter cultural de la Tauromaquia es indiscutible y merece
ser preservado como un tesoro propio de nuestro país, rico en culturas distintas, (…) siendo una manifestación artística en sí misma desvinculada de ideologías”.

En su artículo 3 afirma de una forma clara y sin ambigüedades que “los poderes públicos garantizarán la conservación de la Tauromaquia y promoverán su enriquecimiento, de acuerdo con lo previsto en el artículo 46 de la Constitución”.
Si a eso se añade la fuente de riqueza económica y el impacto que genera en muchos sectores productivos y de servicios que van desde los ingresos por IVA, los casi 200.000 empleos directos e indirectos, los terrenos y naturaleza que se dedican a su cría y mantenimiento y el impacto turístico que generan en el sector servicios, hacen que su mantenimiento, defensa y protección sean actitudes inexcusables por parte de cualquier administración pública que bajo su ámbito geográfico se desarrollen este tipo de festejos tradicionales.

Estos argumentos han tenido su proyección en la normativa de carácter autonómico que ha dado lugar al vigente Decreto 31/2013 de 6 de marzo del Consell, por el que se aprobó el Reglamento de Festejos Taurinos Tradicionales de la Comunidad Valenciana (“Bous al Carrer”) y que regula con carácter minucioso y absolutamente garantista la celebración de los mismos acorde con sus disposiciones de organización y desarrollo.
Y si a ello añadimos el interés unánime por parte de todos los colectivos, peñas y asociaciones taurinas para el reconocimiento de estos festejos como Bien de Interés Cultural y que ya ha tenido su reflejo en la Ley 6/2015, de 2 de abril, de la Generalitat, de Reconocimiento, Protección y Promoción de las Señas de Identidad del Pueblo Valenciano, en cuya Disposición Adicional Única se declara “Patrimonio Cultural Valenciano, como Bien de Interés Cultural Inmaterial, de conformidad con lo dispuesto en la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano, los festejos taurinos tradicionales de la Comunitat Valenciana (bous al carrer), organizados y desarrollados, en sus distintas modalidades, de acuerdo con los requisitos y condiciones exigidos por la normativa autonómica aplicable en la materia” hace que seamos concluyentes en su importancia, trascendencia y proyección como parte fundamental del tejido asociativo, de vivencia festiva y arraigo cultural en nuestras poblaciones, encontrándose entre ellas nuestra ciudad y sus pedanías.

 
Por último, a este relato de hechos objetivos de carácter normativo y debidamente cuantificados económicamente, hay que sumar la creciente preocupación por las asociaciones y colectivos festeros encargados de su organización y mantenimiento -representados en la Unión Taurina de la Comunidad Valenciana- al comprobar que se están poniendo en tela de juicio con manifestaciones públicas por parte del alcalde Sr. Ribó el mantenimiento de dichos festejos en las pedanías de la ciudad de Valencia que tienen esta tradición, se propone para evitar dicha incertidumbre y posibles consecuencias negativas caso de llevarse a cabo que se adopte la
siguiente

PROPUESTA DE ACUERDO ÚNICO –

El mantenimiento de la celebración de los festejos populares de “Bous al Carrer” en aquellas Pedanías de la Ciudad de Valencia que así lo soliciten debidamente a través de sus correspondientes Asociaciones o Peñas Taurinas, constatada la afición taurina y el gran arraigo popular de estos actos arrastrada en los años, así como por la atracción de multitud de aficionados y visitantes a estas poblaciones para presenciar lo  mismos dado su carácter tradicional.